Latin@s en Toronto  |  101 Ascot Ave. | Toronto ON  M6E 1G1 | Canada | Phone: 647 860 1784  |  comunicaciones@latinasentoronto.org

 

 

 

 

It is not enough to be good; you have to do good

 
PRESS RELEASE - CENTRO NEWS  -   APRIL 6 / 2017
 

Dipika Damerla, que obtuvo un MBA en Finanzas en la Rotman School of Management de la Universidad de Toronto y trabajó en banca corporativa, fue elegida por primera vez como MPP por Mississauga East-Cooksville en 2011, cargo para el cual fue reelecta en 2014.

Antes de ser designada como Ministra de Seniors Affairs en Junio de 2016, se desempeñó como asesora de varias carteras, incluyendo las de Turismo, Cultura y Deportes, el Ministerio de Servicios Sociales y Comunitarios y el Ministerio de Infraestructura. Entre Junio de 2014 y el momento de su designación en su actual cargo, fue Ministra Asociada de Salud y Long-Term Care, como Responsable de las áreas Long-Term Care y Bienestar.

Dipika Damerla, que lleva una vida en la que se esfuerza por  balancear sus actividades políticas y profesionales con la vida familiar y la maternidad, se define a si misma a través de la idea de que: “no basta con ser buena; es necesario hacer el bien.”

 

Una muy agradable sorpresa recibieron quienes el día 23 de marzo asistían a la actividad conjunta en la que Latin@s en Toronto y la Asociación de Seniors Hispanohablantes de Toronto celebraban el exitoso final de dos de sus proyectos orientados a los adultos mayores.

Dipika Damerla, desde junio de 2016 Ministra de Seniors Affairs de la Provincia de Ontario se hizo presente, acompañando a las dos organizaciones a cargo del evento, interesándose en el trabajo realizado, y brindando una disertación en la que puso de relieve algunos de los temas de mayor interés para un segmento de la población que deberá consitar, en el futuro próximo,  una atención creciente por parte de quienes diseñan las políticas públicas.

Resultó particularmente interesante la coincidencia de los enfoques de la Ministra Damerla con lo que se expresa en uno de las publicaciones digitales que se presentaban en dicha jornada: entre 2015 y 2017 han sucedido eventos que aunque pasan desapercibidos para el gran público, son y serán determinantes en los tiempos por venir.

En 2015 por primera vez en la historia de la humanidad la población mundial de personas mayores de 65 años se ha igualado a la población de menores de 5 años, y en el caso de Canadá, este mismo año se equipararán (también por primera vez en la historia) las poblaciones de menores de 15 y mayores de 65 años.

La baja de la tasa de natalidad debida a factores culturales, y los avances científicos, técnicos y sociales de las últimas décadas están en el origen esa tendencia  que se viene dando desde los años 50 del siglo pasado y que determina que en la provincia de Ontario existan hoy 2.2 millones de adultos mayores, cifra que se duplicará en los próximos 25 años.

El resultado de este fenómeno denominado “envejecimiento poblacional” o “envejecimiento demográfico”, es una sociedad en la que deberán producirse sin demora adaptaciones a los servicios de protección familiar y de educación, los sistemas de transporte, la arquitectura y el urbanismo, políticas a las que Ontario dedica aproximadamente 20 millones de dólares anuales

En ese sentido, como destacó la Ministra Damerla, es necesario asegurar la existencia de entornos amigables con las personas de edad en especial en los grandes centros urbanos, y promover políticas públicas que promuevan la inclusión de los adultos mayores que por razones geográficas o por padecer problemas de autonomía, se encuentra aislados y en situación de vulnerabilidad. Esas políticas, aseguró la Ministra, abarcan una enorme gama de temas que ven desde la generación de conciencia acerca del abuso a las personas de edad hasta mecanismos que posibilitan que los adultos mayores puedan acceder a programas de educación permanente, incluyendo los estudios universitarios.

.
.
.
.
.
.
.
We are in the right way
 

INTERVIEW - CENTRO NEWS - APRIL 13 / 2017

 

El 23 de marzo dos organizaciones, Latin@s en Toronto y la Asociación de Seniors Hispanohablantes, celebraron la culminación de dos proyectos que, siendo diferentes, compartían objetivos comunes.

Quisimos conocer más en profundidad dichos proyectos (Hablemos y Vidas que Cuentan) y para ello entrevistamos a Horacio Tejera, que participó en la planificación y ejecución de ambos.

 

¿Qué características de Vidas que Cuentan y Hablemos no permitirían entender el por qué de esta celebración conjunta?

 

Vidas que Cuentan, una iniciativa de Latin@s en Toronto que contó con el apoyo del Departamento de Español de la UofT y fue financiada por el Gobierno Federal, se propuso abrir vías de diálogo intergeneracional a partir de las experiencias de adultos mayores de nuestra comunidad que llegaron aquí por razones muy diversas y que, tras atravesar procesos de adaptación no siempre sencillos y por lo general complejos y traumáticos, han realizado aportes significativos a nuestra propia comunidad y a la sociedad canadiense tomada como un todo.

Hablemos, un proyecto desarrollado por ASHTOR con financiación del Gobierno Provincial, se centró en el trasvasamiento de experiencias en temas de interés para adultos mayores y sus familias que permitiera generar una “Caja de Herramientas de Buenas Prácticas” de utilidad para toda nuestra comunidad.

Hubo entonces diferentes planteos pero objetivos coincidentes. En primer lugar, ambos proyectos tuvieron como protagonistas centrales a mujeres y hombres entrados en eso que solemos denominar “vejez”, pero que es una edad de maduración y acumulación de saberes. En segundo lugar, ambas iniciativas tuvieron como eje el diálogo y la participación. Y en tercer lugar (esto es algo que nos importa destacar) el resultado de las experiencias compartidas se ha recogido en publicaciones digitales que quedan a disposición de todas aquellas personas u organizaciones que deseen hacerla suyas.

 

Amplíanos lo referido a Vidas que Cuentan… ¿Por qué “diálogo intergeneracional”?

 

La humanidad enfrenta una situación inédita en su historia: el envejecimiento demográfico. Un fenómeno que comenzó en los países desarrollados pero que hoy afecta también a las naciones en desarrollo. Esta situación, fruto del desarrollo científico y social, no es catastrófica como a veces se la presenta, y no nos toma por sorpresa, porque es una tendencia que comenzó hace décadas, pero nos enfrenta a desafíos importantes. Si dichos desafíos se encaran sin prejuicios y sin preconceptos, el resultado puede ser un mundo mejor, más amable y más integrado. Pero es necesario derribar estereotipos que enfrentan a unas personas con otras por razones relacionadas al género, el color de piel, los lugares de origen, las creencias, o la edad.

Esa es la razón por la que Vidas que Cuentan propuso, por un lado, desarrollar entrevistas en las que personas muy reconocidas de nuestra comunidad narraran sus experiencias de vida, y por otro lado, que sus narraciones sirvieran de disparador para el debate acerca de temas como la identidad, el idioma, la discriminación, las brechas generacionales, la necesidad de empoderamiento individual y colectivo de los sectores vulnerables, y la posibilidad de construir sociedades integradas y justas.

 

¿Cuál ha sido el resultado?

 

El resultado es algo inédito en nuestra experiencia comunitaria: un libro digital de más de 150 páginas, de libre acceso, en el tratamos de reflejar el diálogo y el debate generado en un año de encuentros, presentaciones, foros y talleres en los que se trataron temas de interés intergeneracional que han ido desde la necesidad de que nuestros jóvenes no pierdan su lengua materna y las razones para ello, hasta la experiencia de las mujeres que hoy son abuelas y protagonizaron, en su juventud, las luchas por la equidad, la vida familiar sin violencia y el derecho a decidir sobre sus cuerpos.

 

¿Cómo se puede acceder a esa publicación digital?

 

Está colgada en nuestra web (www.latinasentoronto.org). Se puede leer on-line o bajarla y guardarla para leerla sin necesidad de conexión. Y lo que es más importante: nuestro plan es preparar durante la segunda mitad de 2017 un segundo volumen con los materiales que no pudimos incluir en el primero.

Y… ¿puedo decirlo? Esta es una muestra de que las personas “viejas”, no estamos condenadas a ser pasivas consumidoras de entretenimientos livianos. Podemos asumir protagonismo y desarrollar formas de comunicación potentes e innovadoras.

 

Hablemos de “Hablemos” entonces...

 

Hablemos, como decíamos al comienzo, es una iniciativa de Ashtor en colaboración con Latin@s en Toronto concebida como un aporte a la actualización de saberes, el “aggiornamiento” de las metodologías de trabajo, y la generación de Buenas Prácticas.

Vivimos momentos de recortes, de ahogo financiero de las organizaciones comunitarias, y de progresivo agotamiento de modelos organizativos propios de un mundo que ya no existe. Hay exigencias nuevas, modos de construcción comunitaria diferentes, y necesidades emergentes que es necesario colocar en el centro del debate.

Ya no podemos hablar de Alzheimer limitándonos a decir que se trata de un proceso irreversible y progresivo que afecta la memoria y la conducta. Debemos hacer referencia al sufrimiento de quien padece la enfermedad y a las disfunciones que esa situación entraña para todo el entorno familiar si no se cuenta con el apoyo social necesario.

No podemos hablar de abuso a las personas de edad sin profundizar en las situaciones de estrés que viven quienes tienen a su cargo las tareas de cuidados, tanto a nivel institucional como familiar.

No podemos hablar de envejecimiento sin hablar también de lo que se conoce como feminización de la vejez y la pobreza.

De esos temas hablamos en Hablemos. Y para que el resultado de esas charlas no quedara circunscripto a las personas que participaron en ellas, se prepararon tres publicaciones: Hablemos de Alzheimer, Hablemos de Abuso y Derechos, y Hablemos de envejecimiento, demografía y género, disponibles en www.ashtor.org, que han sido preparadas con el asesoramiento de instituciones especializadas como la Alzheimer Society.

 

Eso celebraron, entonces…

 

Eso celebramos… y sobre todo el habernos sentido acompañados por decenas de personas, la mayoría de las cuales no conocíamos antes… Laura Colantoni, Ana Teresa Pérez Leroux y Juan Carlos Rocha, de la Universidad de Toronto, que le dieron a Vidas que Cuentan una impronta fundamental, personas (sólo podemos mencionar a algunos de ellas) como Luis Fornazzari, Yasmina Barría, Juan Carranza o usted mismo, Oscar, que abrieron las puertas de sus vidas para que entendiéramos mejor lo que sienten las decenas de miles de emigrantes que en distintas circunstancias deben integrarse a una cultura diferente… Y todo ese apoyo se plasmó el día 23 casi sin que lo previéramos, con la presencia de la Ministra de Seniors Affairs Dipika Damerla, cuya visita no sólo nos emocionó sino que nos confirmó que, aún con errores y muchísimo que aprender, estamos en un buen camino.

 

COMPLETION OF THE PROJECT WITH DIPIKA DAMERLA, MINISTER OF SENIORS AFFAIRS